ECODOMO, PROPUESTA PARA UNA EXPERIENCIA ARTÍSTICA

_ Lidia Benavides

Referencias

Arieti, S. (1979). La creatividad. México D.F.: Fondo de Cultura Económica.
Behling, S. (1996). Sol Power: The Evolution of Solar Architecture. Múnich: Prestel Verlag.
Buckminster, R. (1963). Hacia la utopía. Perspectivas de la humanidad. México: Troquel.
Firebrace, W. (2018). Star Theater: The story of the Planetarium. Londres: Reaktion Books.
Guattari, F. (1996). Las tres ecologías. Valencia: Pre-textos.
Gyatso, G. K. (2010). Cómo comprender la mente. Madrid: Editorial Tharpa.Merleau-Ponty, M. (1945). Fenomenología de la percepción. México: FCE.
Naess, A. (2007). Los movimientos de la ecología superficial y la ecología profunda: un resumen. Revista Ambiente y Desarrollo, 23 (1). 98-101. Recuperado de https://www.academia.edu/9409229/Los_movimientos_de_la_ecolog%C3%ADa_superficial_y_la_ecolog%C3%ADa_profunda_un_resumen
Rivera, M. P. (2018). El sentido numinoso de la luz. Aproximaciones entre creación y experiencia visionaria. Barcelona: Herder.
Sutton, D. (2005). Sólidos platónicos y arquimedianos. Barcelona: Oniro
Adcock, C. (1990). James Turrell. The Art of Light and Space. California: University of California Press.
Wilber, K. (1999). The collected works. Integral Psychology, transformations of consciousness. Selected Essays. Londres: Shambhala.

RESUMEN/ABSTRACT

Ecodomo y esfera geodésica

      El Ecodomo, parte de la idea del Domo Geodésico, que a su vez se entiende desde el concepto de la esfera geodésica que consiste en un poliedro generado a partir de un icosaedro o un dodecaedro, o cualquier sólido platónico (Sutton, 2005). Especialmente las combinaciones más utilizadas son las que integran triángulos, que forman hexágonos, de manera que todas sus caras son polígonos regulares.

      El Domo Geodésico es una semiesfera, también llamada cúpula geodésica (Fig.1), inventada por el filósofo, arquitecto, poeta, matemático, diseñador, visionario, escritor, inventor y profesor en la Universidad del Sur de Illinois, Richard Buckminster Fuller (Massachusetts, 1895 - California, 1983), según la patente registrada en el año 1954, aunque comenzó a desarrollarlas en los años 40. Mencionar como precedentes, una patente de cúpula geodésica registrada en 1929, aunque no tan desarrollada, por Conrad Pantke, el planetario de los talleres Carl Zeiss Optical Works Corporation (Firebrace, 2018) en Jena, Alemania (1922) y la cúpula del Palacio Imperial de China[1] (1885) en la ciudad prohibida. En los años sesenta, Buckminster Fuller construyó, en sólo siete horas, el primer Domo Geodésico, considerado como tal, a partir de 60 paneles triangulares de madera. La semiesfera, en contacto con la tierra, fue el hogar de Fuller y su esposa Anne.

      Buckminster Fuller, un hombre preocupado por los cambios que se estaban produciendo en el planeta Tierra, ya en su época, como consecuencia de la revolución industrial y la explotación de los recursos naturales, fue considerado como uno de los padres de la sostenibilidad. Buscaba soluciones tecnológicas a las necesidades humanas obteniendo la máxima eficiencia de las materias y la energía. Dedicó su vida a la exploración y la invención con el propósito de “hacer que el mundo funcionara al 100% de la humanidad, en el tiempo más corto posible, sin ofensa ecológica o la desventaja de ningún hombre” (Buckminster, 1975. p.114) A partir de entonces, la proliferación de Domos Geodésicos, para diversos usos, ha ido aumentando en gran medida, como recurso para toda clase de eventos o como sólidas viviendas, no siempre necesariamente eco-sostenibles. Existen gran variedad de ellos: efímeros o permanentes, de todo tipo de tamaños, en entornos urbanos o en espacios naturales especiales, sencillos o, en muchos casos, aprovechando las más avanzadas tecnologías y recursos arquitectónicos ecosostenibles (Fig.2).

1 En el Palacio Imperial de China (Ciudad Prohibida, Pekín), perteneciente a las dinastías Ming y Qing, se puede observar una esfera con una subdivisión geodésica de un icosaedro. Se trata de una esfera bajo la garra de un león guardián, similar a otro del Palacio de Verano de China (próximo a Pekín). Para más información consultar: Frias, D. (2003). China: Maravilla ancestral. Revista Mural.

Fig.1. Paulsen Design, 2019. [Modelo 3D de Domo Geodésico] Disponible en https://www.turbosquid.com/es/3d-models/3d-geodesic-medium-dome-1271392

Fig.2. Domosgeodesicos.com [Domo para sala de yoga]. Disponible en https://domosgeodesicos.es/domo-sala-yoga-castellon/#jp-carousel-2545

      Por lo tanto, desde sus orígenes, este tipo de construcción, podría considerarse, por su preocupación por lo medioambiental como una arquitectura sensible a lo ecológico. Esta es nuestra apuesta: entender el Domo Geodésico como una arquitectura ecosostenible con un propósito artístico.Y que además, relacionamos con la línea de pensamiento de la Ecosofía desarrollada, en 1973, por el filósofo Arne Naess (Noruega, 1912-2009) como “una filosofía de armonía con la naturaleza o de equilibrio ecológico” (Naess, 1973).Y en la que, más tarde profundizará el filósofo Félix Guattari (Francia, 1930-1992) en su célebre texto Las tres ecologías presentando la Ecosofía como un conocimiento transdisciplinar, que busca la reconciliación entre diferentes saberes:

No será ni una disciplina de repliegue sobre la interioridad, ni una simple renovación de las antiguas formas de «militantismo». Se tratará más bien de un movimiento de múltiples facetas que instaura instancias y dispositivos a la vez analíticos y productores de subjetividad. (Guattari, 1996, p.76-77)

      La propuesta de Ecodomo, además, propone una reflexión sobre la transición energética hacia las eco-energías (sin hidrocarburos), en concreto hacia la energía solar. Las energías renovables, en general, se están desarrollando rápidamente gracias a la investigación científica y tecnológica; fruto de la importancia que la conservación del medio ambiente tiene en la actualidad, por la repercusión directa que ejerce el modo en que la sociedad contemporánea explota la naturaleza como fuente de recursos. El Ecodomo utilizará energía solar, a través de placas fotovoltaicas, en coherencia a su sensibilidad ecológica, y en relación con la ética-estética de la Ecosofía de Guattari (1990) en la que se proponían tres ecologías: la “ecología social, la ecología mental y la ecología medioambiental”. En relación a la “ecología mental”, Guattari (Ibíd.) nos dice:

Se verá obligada a reinventar la relación del sujeto con el cuerpo, la finitud del tiempo, los “misterios” de la vida y de la muerte. Se verá obligada a buscar antídotos a la uniformización “mass-mediática” y telemática, al conformismo de las modas, a las manipulaciones de la opinión por la publicidad, los sondeos, etc. (p.57)

      En tanto en cuanto, la ecología mental y social plantean una comprensión de una coexistencia e interrelación entre el interior del sujeto y el cuerpo, podríamos plantearnos la Ecosofía como una actitud ante la vida, que surge también de un trabajo interior, que se puede entrenar a través de
la meditación, y que nos recuerda que formamos parte de un ecosistema sociocultural, interrelacionado, donde surgen pensamientos y emociones, en relación con otras personas de manera directa o indirecta. En relación a esta especulación filosófica, reflexionamos a la hora de realizar esta conexión, asociando la ecología mental con la meditación, ya que la meditación es un entrenamiento mental saludable, que reflexiona acerca de la finitud del tiempo, la impermanencia, y los misterios de la vida y la muerte. Como hemos mencionado anteriormente se propone la práctica de la meditación en el interior del Ecodomo como un espacio propicio para ello, que reúne las condiciones espaciales óptimas para su realización. De esta manera relacionamos en nuestra propuesta, las tres ecologías que propone Guattari: “la ecología medioambiental” a la hora de construir un Domo Geodésico ecológico y sostenible con autosuficiencia energética, “la ecología mental” a la hora de proponer la experiencia interna inmaterial que se produce durante el entrenamiento de la meditación, y “la ecología social” en relación 
con uno de los principios fundamentales que se trabajan en las principales escuelas de meditación, la llamada “relación dependiente” de todas las personas y todos los fenómenos. De esta manera se ponen en práctica los beneficios de la meditación, no sólo como una mejora individual, sino indirectamente también como un beneficio general para toda la sociedad. “Sin paz interior, la paz externa es imposible” (Gyatso, 2010, p.145).

Meditación o experiencia interna

      La meditación se define como el entrenamiento de la mente que se concentra en un objeto positivo, y es la causa principal de la paz mental (Gyatso, 2010). Así se crean causas para experimentar paz y felicidad. Se reducen los estados de sufrimiento, el estrés, la ansiedad, la tristeza y el enfado. Posee, entre muchos otros beneficios, la capacidad de ayudar a mantener un buen estado de salud y bienestar. La meditación se practica desde hace más de 2.500 años, pero su teoría y práctica ha evolucionado, a través de diferentes técnicas, maestros y escuelas de meditación, que han desarrollado múltiples variantes, en dependencia de donde se practica. Las prácticas de meditación se impregnan de cada entorno cultural adaptándose a cada momento histórico. Los fundamentos de las técnicas de meditación, se basan en la psicología o el funcionamiento de la mente, en la filosofía y en la ética. Así como en técnicas energéticas con el cuerpo (Wilber, 1999) y la mente sutil, mediante ejercicios de respiración, visualización, mantras, u objetos de meditación que se explican como conceptos sobre los cuales la mente se concentra. De manera muy simplificada, la meditación consta de dos partes, la etapa de contemplación por un lado, donde se analiza y comprende el objeto de meditación, y en segundo lugar la etapa de emplazamiento, o meditación en sí, en el que la mente se concentra de manera convergente en el objeto de meditación. A partir de un cierto nivel de entrenamiento en la concentración, que llaman la “cuarta permanencia apacible” (Gyatso, 2010) de las nueve que se ejercitan según la escuela Kadampa[2], el meditador puede adquirir capacidades más allá de las consciencias sensoriales, y desarrollar capacidades extrasensoriales, que se adquieren para poder ayudar a los demás a desarrollar también estas capacidades para su propio bienestar y el de los demás. Este es el entrenamiento del Bodhisatva, como explica, el artista James Turrell. Un artista que está en la línea de las inquietudes de nuestra propuesta como son la luz como lenguaje artístico, la meditación como actividad creativa y la arquitectura experiencial.

Cuanto más extraordinaria es tu experiencia de vuelo, más difícil es comunicar ésta experiencia a los otros.Tu experiencia es de tal calibre que es demasiado difícil hablar de ella. Parece sin sentido intentar transmitirla. Sería mejor enviar a los otros a que vuelen ellos mismos. La idea de Bodhisatva, el que vuelve e incita a los otros al viaje, es de alguna manera la tarea del artista. (Turrell, 1993, p.189)

En este sentido, el Bodhisatva, por matizar el concepto, metafóricamente sería aquel que sube a la cima de la montaña donde experimenta una sensación de paz y felicidad inefables, y entonces baja a
la meseta para animar y ayudar a otros a alcanzar la cima para que experimenten también esa sensación cumbre. Para comprender mejor la relación entre nuestra propuesta de construcción de un espacio idóneo para experimentar una experiencia inmaterial e inefable, y la activación de la experiencia artística mencionamos, a continuación, algunos ejemplos dentro del contexto del arte contemporáneo.

Experiencias artísticas relacionadas

Un buen ejemplo lo encontramos en algunas obras de Olafur Eliasson (Copenhague, 1967), un artista esencial a la hora de entender el arte como experiencia. Destacamos de su trayectoria la obra titulada Your Silent Running (2003-2016) (Fig.3) como uno de los ejemplos más relacionados con nuestra propuesta en torno a la construcción de un Domo Geodésico. Esta obra propone la contemplación de la propia percepción del espectador, y está inspirada en la fenomenología de la percepción (Merleau-Ponty, 1945).Tal y como menciona en múltiples ocasiones, el propio artista, este campo de la filosofía da enorme importancia al cuerpo, y a la propia consciencia del sujeto que experimenta, por lo que se inserta directamente dentro de nuestros propios objetivos.

      Otro artista relacionado con estas cuestiones, tal y como mencionamos anteriormente, es James

Turrell, quién trabaja en toda su obra la relación entre el espacio, la luz y la percepción. Destacamos en

esta ocasión, la obra Second Wind (2005) un espacio al que el espectador accede al interior de una pirámide a través de un túnel (Fig.4). Dentro de este interior, se encuentra un espacio de piedra (que el artista relaciona con una estupa [3] ) rodeado de una piscina, donde uno puede entrar, sentarse o contemplar la luz cenital cambiante que se introduce en el espacio y meditar.

En ambas obras se plantea un espacio experiencial muy similar. Ambas entienden la experiencia artística como un modo de plantear al espectador cómo es la realidad que habitamos y lo importante que es abrir los ojos al mundo exterior e interior para investigar, comprender, analizar
y reflexionar sobre la realidad que nos rodea o la realidad que experimentamos. La artista Mapi Rivera (2018), en su libro El sentido numinoso de la luz. Aproximaciones entre creación y experiencia visionaria, nos habla del cuerpo de percepción, del cuerpo de saber y del cuerpo de conocimiento como tres esferas interconectadas que se manifiestan en el proceso creativo:

La comprensión integral de la experiencia de visión y creación. Cartografiando el desplazamiento del cuerpo de percepción, así como su transformación en cuerpo de saber y posteriormente en cuerpo de conocimiento. Su centro latente es el que promueve el alzado y descenso. La traducción de esta inmersión en el saber, y su registro en el cuerpo de conocimiento[...] incluye también los ejes de desdoblamiento de la percepción, como el eje de la intuición.También se incluye y contempla en la periferia los campos de reflexión. (p.451)

2 La palabra Kadampa está formada por tres sílabas, cada una con
un significado propio. Ka: Las 84.000 enseñanzas que impartió Buda Shakyamuni (India, 558-474 a.C.); Dam: El resumen de las 84.000 enseñanzas en 21 meditaciones, realizadas por el maestro indio Atisha (India,982-China,1052); Pa: El practicante de estas 21 meditaciones.

3 Las estupas son construcciones de la arquitectura budista, que simbolizan la mente en un estado de permanencia apacible, armonía, sabiduría, compasión y felicidad pura. Turrell fue objetor de conciencia y se le encargó la misión de rescatar monjes budistas durante la invasión china en el Tibet, las estupas que vio al sobrevolar el territorio quedaron grabadas en su memoria.

Fig. 3. Olafur, E. Your Silent Running, 2003-2016. [Obra expuesta en el Long Museum, Shanghai, 2016]. Disponible en https://olafureliasson.net/archive/artwork/WEK101010/ your-silent-running

Fig.4. James Turrell, Second Wind, 2005. [Imagen del interior de la obra] Disponible en https///travesiasdigital.com/noticias/obras-de-james-turrell-y-donde-encontrarlas/ james-turrell-second-wind/

Sinergias externas-internas

      Los procesos creativos externos están en interrelación con los procesos creativos internos, tal y como el cuerpo físico está estrechamente relacionado con la mente inmaterial hasta el momento de la muerte, cuando esta conexión cesa. Proponemos el Ecodomo, como un entorno externo propicio, para que suceda una experiencia, un proceso de creación artística, como un espacio que reúne condiciones favorables para que la mente pueda concentrarse en la meditación y en los procesos de creación. Así, el cuerpo de percepción se vuelve hacia dentro, y podemos acceder al cuerpo del saber, que aún no se ha materializado en cuerpo de conocimiento. Generamos entonces, un espacio idóneo para aquellos artistas que quieran concentrarse desde un ambiente de aislamiento y silencio. Desde allí, podrán profundizar en los niveles más sutiles de la mente donde se gesta la creación de las ideas y se fomenta la creatividad. Activando el enorme potencial de dónde surgen los pensamientos a partir de los cuales, la naturaleza creadora de la mente y su capacidad para interrelacionar los fenómenos, permite que surjan las ideas, imágenes o palabras. De este modo, nuevas realidades emergen, y posteriormente pueden traducirse a través de diversos lenguajes artísticos, para generar el cuerpo de conocimiento que el arte es capaz de transmitir.

      ¿Cómo se conecta el mundo de las ideas, con la naturaleza que aparece a nuestros ojos, desde

la naturaleza inmaterial de nuestra propia mente?; ¿Cuál es la interrelación que existe entre la naturaleza de la mente o consciencia humana de donde todo surge, desde donde todo se crea, y la naturaleza que aparece a nuestros ojos?; ¿Cuál es la relación entre las ideas que surgen de nuestra mente, el arte que se produce y aquello que percibimos?

La relación interdependiente

   La relación interdependiente o también llamada “relación dependiente”, explica la naturaleza de los fenómenos, según la filosofía budista, la “realidad última”, aquello que se denomina “la vacuidad de todos los fenómenos”: “la sabiduría que comprende la vacuidad se define como la carencia de existencia inherente” (Gyatso, 2011, p.147). Como doble negación se puede traducir en una afirmación, o bien, en la definición de la “relación dependiente” la comprensión de la realidad entonces, aparece a nuestros ojos, como mera designación de la mente, en cada entorno cultural, o nivel de consciencia, que define la existencia de los fenómenos “la realidad última” y la “realidad convencional”, al mismo tiempo, en unión.

      La conciencia postantropocéntrica trasciende a la idea de interacción entre sujeto y sus circunstancias.Y considera la humanidad como un elemento más en el complejo desarrollo del planeta, y entonces el artista aparece como un agente que trata de comprender, investigar y dar testimonio del conocimiento más complejo que define o designa nuevas realidades en continua creación y cambio.

      El trabajo del artista es por tanto, el de un mediador que colabora en la creación de múltiples realidades interconectadas: partes del planeta, partes del universo interrelacionado. Pensar, percibir, imaginar, sentir, conmoverse, crear, inventar, hacer son partes de los procesos creativos que se gestan en la experiencia artística, procesos internos, que pueden materializarse o no, de diferentes maneras en las nuevas prácticas artísticas contemporáneas.

Conclusión

      La construcción geodésica que se plantea en esta propuesta, es en sí misma un dispositivo, artefacto e intervención artística en un entorno o paisaje; también es un medio, soporte, contenedor o espacio para llevar a cabo prácticas de meditación, que activen estados de relajación,
y procesos interiores que son propicios para la 
creación artística.

      Podríamos concebir las prácticas de meditación como una metodología para desarrollar un proceso creativo artístico como propuesta experimental dentro un espacio para realizar un trabajo de creación.

      El artista podrá compartir la obra con el espectador posteriormente a la creación de la misma, cuando sea expuesta. El Ecodomo Geodésico, se plantea en definitiva, como un dispositivo, o un instrumento procesual generador de creatividad. Se trata de proponer nuevas prácticas y estrategias del arte, a través de la adquisición de otras metodologías y disciplinas experimentales extraartísticas.

      La construcción de un Ecodomo Geodésico como espacio para la creación artística, nos puede facilitar experimentar prácticas híbridas y transdisciplinares: idear utopías y gestar procesos artísticos.

Partiendo de diferentes técnicas de meditación y visualización, podemos acceder a distintas puertas, umbrales y recorridos que nos llevan a conocer, a experimentar a partir del entrenamiento de la mente mediante diferentes técnicas de meditación y desde ahí acceder a la esfera del saber, a la esfera del conocimiento, que trasciende más allá de la persona individual.

BIO

Lidia Benavides

Artista visual y Profesora Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes, UCM. Su investigación se centra en el Light Art o arte lumínico, los procesos creativos mediante técnicas de visualización, el arte actual, los proyectos utópicos de cienciaficción, y la tecnología desde enfoques transdisciplinares.

Ha expuesto su obra en Ferias de Arte como ARCO, Estampa, Paris Photo, PhotoLondon, Preview Berlin, Photo Lisboa, Photo Miami, CiGE Pekín, con la Galería Pilar Serra. En Matadero Madrid, el Museo Centro de Arte Reina Sofía, la Fundación Joan Miró y el Centro Pompidou de París. Sus obras se encuentran en colecciones privadas y públicas de museos o instituciones en España, Francia, Austria, Suiza, Alemania, Italia, México, EEUU, Canadá. Colección Munich RE, Colección Circa XX, Museo

ARTIUM, Ministerio de Cultura, Ministerio de Asuntos Exteriores, Biblioteca Nacional y Congreso de los Diputados. Ha recibido subvenciones como la “Ayuda a la promoción del Arte Español en el Extranjero” Ministerio de Asuntos Exteriores, el “Apoyo a las nuevas tendencias en las Artes” Ministerio de Cultura, y la “Subvención para la promoción del Arte contemporáneo Español”. Destacar la inclusión de su obra en el libro: “100 Fotógrafos Españoles” (Exit, 2006) “Diccionario de Fotógrafos” (La Fábrica, 2014), “60 artistas contemporáneos españoles” (Latamuda, 2016).

 

DEPÓSITO LEGAL: M42787-2016

ISSN: 2530-447X (edición impresa)

ISSN: 2530-4488  (edición digital)