DE CÓMO LOS SECRETOS NOS

DESEAN. UN TEXTO PARA

ACOMPAÑAR EL VÍDEO SECRETO A DOS VOCES

Recibido: 31/01/2022 - Aceptado: 15/03/2022


Coco Moya¹


Coco Moya es artista y músico. Desarrolla parte de su práctica artística en el colectivo Menhir, con el que realizan piezas de electrónica site-specific en diálogo con el territorio. En su trabajo sonoro investiga la voz procesada, y el uso de sintetizadores analógicos, así como conceptos relacionados con el secreto y la magia. Realiza su investigación doctoral en torno a la geomancia sonora y el paisaje como partitura en la UCM. Imparte Paisaje Sonoro en la Facultad de Bellas Artes TAI. Ha realizado performances o participado en exposiciones en centros de arte como Azkuna Zentroa, LABoral Centro de Arte y Creación Industrial, Sala Borrón, Sala de Arte Joven de Av. América, CICUS, La Casa Encendida, Fundación Cerezales Antonino y Cinia. Ha recibido premios a la creación o residencias de investigación como la Beca Can Farrera, Circuitos de Artes Plásticas, LABjoven Los Bragales, o Casa Velázquez.



Resumen


En este texto se analizan las potencialidades del secreto y se practican sus estéticas. Textos e imágenes cuentan la historia de una sociedad secreta que ha sido capaz de permanecer oculta durante siglos. La clandestinidad, el camuflaje, el simulacro son herramientas emancipatorias, descentralizadas, autorreguladas y autónomas para cualquiera. La confidencialidad y la intimidad que se perpetra en ella, no son solo armas de gobierno sino también de lo alterno que no encuentre lugar en las plataformas legítimas. La verdadera potencialidad del secreto, su valor, es su capacidad para dejar un rastro irrastreable, en el transparente anonimato de sus anfitriones.

(Nota: Se recomienda la lectura oculta en las notas que forman otro cuerpo de texto. Se puede también acompañar del visionado de Secreto a dos voces)

Palabras-clave: sociedad secreta, magia, desaparición, oculto, feminismo, heterotopía.


[en] How secrets desire us. A text to accompany the video Secret for Two Voices


Abstract

In this text the potentialities of the secret are analyzed and its aesthetics are practiced. Texts and images tell the story of a secret society that has achieved to remain hidden for centuries. Clandestinity, camouflage, simulation, are emancipatory, decentralized, self-regulating and autonomous tools for anyone. Confidentiality and the intimacy that is perpetrated in it, are not only weapons for governments but also for the otherness that does not find a place in legitimate platforms. The true potentiality of the secret, its value, is its ability to leave an untraceable trace, in the transparent anonymity of its hosts.

(Note: Hidden reading is recommended in the notes, which forms another body of text. It can also be accompanied by the video Secret for Two Voices)

Keywords: secret society, magic, disappearance, occult, feminism, heterotopy



 

“Hay cosas que incluso los artistas deberían mantener en secreto. Esto no es autocensura ni auto ignorancia. Es tacto cósmico. Es nuestro homenaje a lo orgánico, su flujo desigual, sus corrientes que retroceden y sus remolinos, sus pantanos y guaridas. Si el arte es “trabajo”, se convertirá en conocimiento y acabará perdiendo su poder y aún su gusto. Pero si el arte es “juego” guardará secretos y contará secretos que se mantendrán en secreto. Los secretos son para compartir. Como todas las secreciones de la naturaleza.” (Hakim, 2014, p. 237)


Hablar de lo oculto y del secreto es hablar de lo que uno percibe, pero no ve. De lo que existe, aunque no tenga apariencia. Preguntarse acerca de las mujeres ocultas, desaparecidas, silenciadas y extirpadas de la historia del arte es cuestionarse dónde están sus trazas y sus restos dentro de la materialidad que vemos a nuestro alrededor. Qué hay de ellas en la superficie, o en el interior de las cosas, qué nos está contando su historia no contada. Cómo relatar una genealogía de lo que no aconteció, de lo que nunca tuvo lugar, ni tuvo un lugar², y que por no tener espacio en esa topografía de lo legítimo debe crear su propia geografía des-territorializada. Una heterotopía³ , hecha de retales, dislocada, discontinua.

También nos hace plantearnos qué potencialidad tiene la invisibilidad, qué poder reside en el camuflaje y en la ocultación. Su evidencia es su disfraz: para esconder un secreto lo mejor es dejarlo a la vista de todo el mundo. Un camuflaje debe ser deslumbrante para ser efectivo⁴. Los gobiernos lo que administran es aquello que ocultan, lo que guardan, lo que custodian. Lo confidencial es un arma. Por qué no van a querer estas mujeres ejercer su derecho al olvido⁵, si esa amnesia es una manera de ejercer su poder.

Cuando uno sabe algo que debe permanecer en lo íntimo, hay que preguntarse cómo expresar su conocimiento, y cómo transmitirlo para que otros lo re-conozcan, sin que se desvirtúe su fragilidad. Conocer es también ser conocido⁶, y el secreto sólo encuentra su flujo en aquellos que son capaces de comprometerse con él. Su vulnerabilidad es su poder. Es un soft power⁷, un poder blando, la otra cara de la moneda de la autoridad, que es capaz de intervenir en la vida desde el amor, y no desde la violencia. Esta forma de conocimiento y de transmisión del secreto, implica un compromiso de pertenencia, un contrato de confianza


Fig. 1. Moya, Coco, Moneda que representa al Bitcoin. 2018


con el resto de nodos de la red que lo contienen. Como una criptomoneda⁸, donde cada cadena de bloques completa un cerebro común colectivo que no tiene una sede, ni una jerarquía. Una economía basada en la confianza y en el crédito⁹, en la fe de su propia existencia descentralizada, aunque no sea perceptible¹⁰. Memoria en


Fig. 2. Moya, Coco, Secreto a dos voces (2018) [Asociaciones e interacciones entre organismos (relaciones interespecíficas), a las que podemos añadir también organismos no-vivos e inertes. La relación entre el secreto y el humano es de simbiosis parásita].


red, despiezada. Cada elemento transmisor, es la copia perfecta de un original que no existe, moneda virtual, token amparado en la transparencia del anonimato.

Los secretos, por tanto, son parásitos¹¹, viven y se perpetúan en ti en una relación simbiótica. No poseemos un secreto, un secreto nos posee como si fuéramos médiums, canales, cables de entrelazamiento que pasan el mensaje. Qué sería de un secreto si nos lo llevamos a la tumba. Como organismos entre lo vivo y lo no vivo, similares a un virus, el secreto se aloja en nuestro organismo como una forma de llegar a otro host. El secreto, en definitiva, es un vínculo, una forma de magia por contagio¹². Y qué secreto es ese del que nos hablan las mujeres ocultas. Qué secreto nos han transmitido nuestras mujeres ancestras. Todos hemos atravesado ese portal, el portal de una cadera al llegar al mundo¹³. El vínculo de los vínculos, el amor, Eros, que mantiene la continuidad ininterrumpida de los seres.


Vinculum vinculorum ¹⁴

Un secreto no se guarda, sólo se custodia. En el momento adecuado, el secreto es compartido, cuando los iniciados se reúnen para intercambiar su contenido en ese espacio, sin público, sub rosa¹⁵. Y aun así se queda siempre entre las líneas del texto, como si tuvieras que cerrar un poco los ojos para poder entenderlo. No hay una iniciación previa a conocer el secreto. La iniciación es precisamente conocerlo, es saber cerrar los ojos, es leer entre líneas el otro relato. Pedagogía del misterio: el espectador deja de existir y da paso al intérprete. El secreto es un parásito, pero también te da un poder, ser partícipe del escamoteo, la capacidad de traicionarlo¹⁶. Participamos de esa traducción entre cuerpos, donde el mensaje acaba por tener también algo de nuestro. Y de traducción a traducción acaba por aparecer un ruido extraño, aquellas partes del mensaje que no fueron bien codificadas, que han sido reinterpretadas por nuestra propia vida. Un ruido secreto¹⁷, un secreto invisible, pero secreto a voces¹⁸, porque al fin y al cabo el secreto de estas mujeres es una trama de oralidades, transmitidas y retransmitidas de boca a boca, en encuentros y reuniones aparentemente insulsas, alrededor de un fuego, cocinando, al acostar a un niño a través de una nana¹⁹.



Fig. 3. Moya, Coco, No todo está conectado a todo pero todo está conectado a algo (Donna Haraway) (2021) [Cadera de cerámica].


Al fin y al cabo, el contenido del secreto deja de ser relevante. Es más importante esa voz, y esa forma, la onda, el vector de dirección, la réplica, la amplificación por resonancia. El secreto es más secreto por ser compartido que por lo que guarda. Pertenecer al secreto te separa del mundo y sus operaciones cotidianas. Es abrazar la alteridad, constituirse en lo divergente. Secreto, del latín secernere, separar, poner aparte. Los secretos se arremolinan en lo invisible, dentro de sociedades secretas, clandestinas, emergentes, donde se ofrecen presencias y presentes, relatos orales, cuentos, cánticos, pero sobre todo se ofrece la escucha del otro, de lo otro. Reunión no mediada por institución alguna²⁰ , autónoma, y casi siempre por eso mismo, también efímera. El conocimiento no se adquiere, tú eres el conocimiento encarnado, tú eres ese lugar donde acontece. El secreto, es y no es al mismo tiempo, es en el verbo de compartirse, porque sólo en esa breve línea es poderoso.


Fig. 4. Moya, Coco, Secreto a dos voces, 2018, Zootropo creado para el vídeo.


SHHHHHHHHHHH

Este es el secreto. Escucha²¹.


Es así como el peón se convierte en reina. Una reina que atraviesa el tablero para aparecer al otro lado, al otro lado de la historia, de los libros. Es así como la memoria del secreto es una moneda desgastada, sin cara, sin huella, pero aun así con un cuerpo material, concreto, diseminado, y por tanto impenetrable. Todo superficie. Forma sin figura y sin fondo.


“Al final, El secreto se venga de haber sido descubierto desapareciendo²². Este secreto está dotado de vida, porque está dotado de muerte” (Moya, 2017).


Y aquí de nuevo, convoca su voluntad de desaparición , su capacidad para integrarse hasta la desintegración, ya que la vida no se entiende sin la muerte²³. Perdemos su rastro, como perdimos su rostro.


Fig. 5, 6, 7. Moya, Coco, Vinculum Vinculorum. 2016. Instrucciones para hacer un truco de magia para hacer desaparecer un nudo. Tinta y grafito sobre papel.


Deja un vestigio irrastreable.

Quizás el valor del secreto es aprender a morir, fundarse para fundirse, instituirse para desconstituirse. Como aquella diosa Isis buscando los pedazos de un rey para resucitarlo, nuestras mujeres y su misterio acabarán por ser engullidas en el mar y así será como podrán permanecer²⁴.

El secreto se desbarata como un ovillo que pierde su tensión, y sólo queda un nudo, la memoria de un despiece. Se trata de dejar que lo que ya no existe coexista contigo. Lo invisible se despliega ante tí como una certeza intangible. No importa si te lo crees o no. La magia ya está hecha. La magia, esa propaganda de lo que no se ve²⁵.



Fig. 8. Moya, Coco y Sánchez Mateos Paniagua, Rafael, “Ni sabemos si existimos”. 2019. Símbolos y formas relacionados con el secreto de lo femenino. Instalación con cerámica. Medidas Variables.


 

Referencias:

Ball, P. (2016). El peligroso encanto de lo invisible (J. A. Vitier, Trad.). Turner-Noema.

Benitez Eyzaguirre, L. (2021). Blockchain para la transparencia, gestión pública colaboración

Teknokultura. Revista de Cultura Digital y Movimientos Sociales, 18 (1), 23-32.

Brea, J. L. (1996). Un ruido secreto. Mestizo.

Bruno, G. (2007). De la magia: De los vínculos en general (E. Gatto, Trad.). Cactus.

Burroughs, W. s. (2014). La revolución electrónica. Caja Negra Editores

Campbell, J. (2019). Diosas. Atalanta.

Cano, R. J. (2014, julio 3). Google comienza a aplicar el ‘derecho al olvido’.El País. https://elpais.com/tecnologia/2014/07/03/actualidad/1404405567_813834.html

Culianu, I. P., & Eliade, M. (2007). Eros y magia en el Renacimiento. Siruela.

Foucault, M. (1992). Microfísica del poder. Capítulo uno: Nietzsche, la genealogía, la historia. Ed. Endymión.

Foucault, M. (1967). De los espacios otros (P. Blitstein & T. Lima, Trads.). http://www.fadu.edu.uy/estetica-diseno-i/files/2017/07/foucalt_de-los-espacios-otros.pdf

García Lorca, F. (s. f.). Federico García Lorca: Conferencias. Las nanas infantiles. https://usuaris.tinet.cat/picl/libros/glorca/gl001203.html

George, F. sir J. (1986). La rama dorada: Magia y religión. Fondo de Cultura Económica.

Hakim, B. (2014). Zona temporalmente Autónoma. Enclave de libros.

Marzo, J. L. (1998). Escamoteo. Escape, Sala Amarica y Museo de Bellas Artes de Álava.

Mayrata, R. (s. f.). Fantasmagoria: Magia, terror, mito y ciencia (2017.a ed.). La Felguera.

Moraza, J. L. (s.f). Del Arte Saboer (vídeo). https://www.gipuzkoa.eus/es/web/multimedia/-/de-arte-sab-r-juan-luis-moraza-dialogos-de-cocina

Moya, C. (2017). Secreto a dos voces (Audiovisual).

Nancy, J. L. (2007). A la escucha. Amorrortu.

Palomo Zurdo, R. (2018). Blockchain: La descentralización del poder y su aplicación en la defensa. Instituto español de estudios estratégicos. https://www.ieee.es/publicaciones-new/documentos-de-opinion/2018/DIEEEO70-2018.html

Pizan, C. (2001). La Ciudad de las Damas. Siruela.

Poder blando. (2020). En Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/w/index.phptitle=Poder_blando&oldid=128873112

Prado. (100d. C.). Isis [Escultura de mármol blanco.]. https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/isis/3b67a6d9-65fe-4e42-9e98-61044d939f9e

Simmel, G., & Mundo, D. (2015). El secreto y las sociedades secretas. Sequitur; WorldCat.org.

Verwoert, J. (2009, junio 22). Secret Society. Frieze, (124). https://www.frieze.com/article/secret-society


1. Universidad Complutense de Madrid, cocomoya@gmail.com, www.cocomoya.com, https://orcid.org/0000-0002-8797-5446

2. “De aquí se deriva para la genealogía una tarea indispensable: percibir la singularidad de los sucesos, fuera de toda finalidad monótona; encontrarlos allí donde menos se espera y en aquello que pasa desapercibido por no tener nada de historia -los sentimientos, el amor, la conciencia, los instintos-, captar su retorno, pero en absoluto para trazar la curva lenta de una evolución, sino para reencontrar las diferentes escenas en las que han jugado diferentes papeles; definir incluso el punto de su ausencia, el momento en el que no han tenido lugar” (Foucault, 1992, p. 7).

3. Si las utopías no tienen un lugar en la realidad, son irreales, las heterotopías que propone Foucault existen lugares físicos, tangibles, emplazamientos que aunque están diseñados por la institución y “se pueden encontrar en el interior de la cultura, están a la vez representados, cuestionados e invertidos, especies de lugares que están fuera de todos los lugares, aunque sean sin embargo efectivamente localizables.” (Foucault, 1967)

4. Lo invisible tiene una relación muy estrecha con la ciencia y con el armamento. En este libro se puede ver cómo las nociones de la magia natural de la era anterior a la ilustración son las que provocan precisamente esa búsqueda científica de partículas invisibles y explicaciones para las fuerzas que no se ven. (Ball, 2016)

5. “Google ha recibido ya más de 70.000 peticiones de internautas para retirar enlaces que les afectan en aplicación del derecho al olvido reconocido por el Tribunal de Justicia de la UE” (Cano, 2014).

6. “La palabra “saber”-el latino “sapere”- significaba simultáneamente “saber” y “saborear” [...] Esta doble dimensión, de atención y de placer es la raíz del arte, pero también de la vida. De hecho, muchas de las palabras ligadas al saber, incluyen una afectación recíproca entre el sujeto y aquello que observa: cogito (coagitare: coagitación recíproca mediante quien conoce agita aquello que le agita como conocido), cognición (ignición recíproca por la que conocido y conocedor se encienden), cognoscere (el sujeto y el objeto de conocimiento se constituyen recíprocamente, se hacen nacer)” (Moraza, s/f).

7. Este término se refiere normalmente a la política internacional, como una estrategia de poder que se basa en la coerción y la cooptación más que en la violencia “dura”, de modo que atraes y convences en lugar de ordenar por la fuerza. Para ver más: («Poder blando», 2020).

8. Blockchain (traducible como “cadena de bloques”) es una tecnología […] que permite gestionar datos, órdenes, transacciones, activos y tokens, mediante un ingenioso sistema de registro distribuido -o descentralizado- que se anota en bloques de información que se encadenan secuencialmente creando una cadena de bloques o registros inmutable e inalterable, compartida colaborativamente entre todos los miembro de cada red de blockchain, y que son verificados por dichos miembros de la red, actuando como “nodos” de la misma. De esta forma, se crea un procedimiento de registro, que funciona mediante criptografía consensual, en modo equivalente a un libro contable -en este caso digital-, del que hay tantas copias idénticas como miembros de la red. [...] Blockchain es conocido como el Internet del Valor - también el internet de la confianza- frente al Internet de la información actual” (Benitez Eyzaguirre, 2021; Palomo Zurdo, 2018).

9. Simmel dice que una relación intensa y fecunda se mide por las confesiones, ya sean palabras o actos, que se revelen al otro. Esta es una característica del vínculo. La confianza en que no seremos engañados, una “economía del crédito”. Para él la mentira, o el secreto, opera como una táctica positiva, que permite enfrentarse a la fuerza física o numérica. La capacidad de crear un secreto implica también el poder destruirlo. Poder traicionar. Crear sería ocultar y destruir sería desvelarlo (Simmel & Mundo, 2015).

10. La participación en lo social se organiza, de hecho, casi siempre a través de ritos para compartir secretos. En el capitalismo, como observó Karl Marx, el secreto es el valor abstracto del valor, que, en una economía de intercambio compleja, está esencialmente vacío. Todo el mundo sabe que los billetes de banco son simplemente papel impreso. Sin embargo, esto incita aún más el deseo de ver el secreto del valor convertido mágicamente en algo tangible: en el aura del fetiche de la mercancía” (Verwoert, 2009).

11. Los virus están considerados en la frontera entre los organismos vivos y los no vivos. Y a diferencia de las bacterias, siempre necesitan de un organismo en el que alojarse. Un host. No tiene células, sólo material genético envuelto en proteína. No tiene maquinaria para la replicación, esto es lo que usa de su anfitrión. Parafraseando a Burroughs, el secreto podría ser también un virus: “La palabra no ha sido reconocida como un virus porque alcanzó un estado de simbiosis estable con el huésped”. Lejos de ser sólo una metáfora, los virus informáticos son literalmente lenguaje (Burroughs, 2014, p. 15).

12. La magia empática conforma una serie de prácticas basadas en dos creencias: lo similar produce lo similar, que es la magia imitativa u homeopática, y lo que estuvo alguna vez en contacto sigue teniendo influencia mutua, o magia por contagio o por contacto (George, 1986, p. 34).

13. La fuerza de la Magia se basa y se deriva del Eros, “Amor es el nombre que se otorga a la fuerza que asegura la continuidad de la cadena ininterrumpida de los seres; pneuma es el nombre que se otorga a la sustancia común y única que establece entre estos seres una relación mutua. Gracias al eros y debido a él, la naturaleza entera se transforma en una gran maga”. Las operaciones de la magia y el amor son idénticas: el enamorado, con sus gestos, palabras y favores, crea una red mágica alrededor del objeto de su amor con la finalidad de atar y atraer al otro (Culianu & Eliade, 2007:107).

14. En De vinculis in genere de Giordano Bruno, se interesa por la manipulación como lo hizo Maquiavelo. Culianu nos dice que en realidad los trust de inteligencia que dominan el mundo se inspiran en él sin saberlo. El vínculum vinculorum es el amor, sintetizador, y reproductor de fantasmas, vínculo de los vínculos (Bruno, 2007).

15. El término se usa por el gobierno escocés para una serie específica de encuentros “off the record”. Más recientemente, “sub rosa” se ha convertido en un sinónimo de operaciones encubiertas de los servicios secretos. Proviene originariamente de las fuerzas especiales canadienses y norteamericanas. La expresión Sub Rosa es una expresión latina que significa “bajo la rosa” y se usa para denotar secreto o confidencialidad.

16. “El motor de las sociedades o grupos que funcionan con secreto es el juramento de fidelidad al otro, que al mismo tiempo es un juramento de mantener el secreto. [Esto hace que las relaciones sean intensas porque su existencia es también amenazadora] Desde el momento en el que uno jura compartir un secreto se convierte en alguien capaz de traicionarlo” (Marzo, 1998).

17. “Manejemos una hipótesis. “Un ruido secreto” funciona como una máquina con la finalidad de producir el secreto en su interior, de producirse a sí mismo precisamente como un enigma” (Brea, 1996).

18. “¿De qué secreto se trata cuando uno escucha verdaderamente, es decir, cuando se esfuerza por captar o sorprender la sonoridad y no tanto el mensaje? ¿Qué secreto se revela -y por ende también se hace público- cuando escuchamos por sí mismos una voz, un instrumento o un ruido? [...] qué es existir según la escucha, por ella y para ella, y qué elementos de la experiencia y la verdad se ponen en juego allí?” (Nancy, 2007, p. 18).

19. En su espléndida conferencia sobre las nanas, Lorca evoca la extraña paradoja de que las letras de las nanas españolas suelen ser dramáticas, oscuras o melancólicas. Evidencia la capacidad de la nana para ocultar otras historias, como las canciones de cuna que usaban las mujeres para avisar al amante que el marido estaba en casa: “El que está en la puerta / que non entre agora, / que está el padre en casa / del neñu que llora. / Ea, mi neñín, agora non, / ea, mi neñín, que está el papón. / El que está en la puerta / que vuelva mañana, / que el padre del neñu / está en la montaña. / Ea, mi neñín, agora non,/ ea, mi neñín, que está el papón.” (García Lorca, s. f.).

20. La sociedad secreta se basa en un intercambio que tiene que ver con el afecto y la presencia, tal y como nos decía Hakim Bey. Las ve no sólo como una forma de rebelión y autonomía, sino como una forma de arte. Para él la clandestinidad es una forma de anular toda mediación. Algo que va en contra quizás de la imperante necesidad de estar expuestos en la red. Entonces una sociedad secreta es una red de afectos no mediados. Estar presentes, y dar presentes a la manera de un Potlatch (Hakim, 2014).

21. La única explicación plausible para la hazaña borradora de haber hecho desaparecer a las mujeres de la historia del arte es que ellas se han borrado a sí mismas de la historia, por medio de algún tipo de operación mágica. Esta hipótesis me llevó a encontrar la Sociedad Secreta de la Ciudad de las Damas, una sociedad que empezó con Cristine de Pizan, la primera escritora profesional de la historia, que escribe en 1405 la Ciudad de las Damas (Pizan, 2001), un libro considerado protofeminista, como respuesta a la imagen misógina de las mujeres, con la misma intención de reivindicar esta inteligencia y poder. Una ciudad con murallas hechas de libros, y donde se salvaguarda y respeta la historia de estas grandes damas, desde arquetipos míticos a mujeres de carne y hueso. Ella genera un debate muy interesante a nivel público, alrededor de la universidad de París, que deriva por un lado la Orden de la Rosa, una asociación de hombres que pretende defender el honor de las mujeres, y la Querella de la Rosa, una asociación de mujeres que luego se convertirá en la Sociedad Secreta.

22. No me parece casual que los trucos de “La mujer evanescente” para hacer desaparecer a una mujer fueran tan populares entre los magos del siglo XIX. Los magos publicaban fanzines con algunos trucos para hacer en casa, para vender al final de sus espectáculos. Esta obra está basada en estos manuales de instrucciones, donde se explicaría la forma de hacer desaparecer un nudo de una cuerda, sin embargo, las instrucciones están incompletas y hay un paso que falta para poder llevar a cabo correctamente el ardid. Más historias como esta se encuentran en el libro: (Mayrata, s. f.). Y para saber más sobre la voluntad de desaparición consultar: (Hakim, 2014).

23. “La vida no se entiende sin la muerte, de modo que la diosa se da muerte a sí misma en el sacrificio de su propio animal” (Campbell, 2019).

24. La diosa Isis, nombre griego para la diosa egipcia Ast, representa a la diosa femenina, reina madre de todos los dioses, y también llamada la gran maga. Cuando su esposo Osiris es asesinado por su hermano, repartiendo éste sus miembros despedazados por todo el mediterráneo, Isis se embarca en una búsqueda eterna para reconstruir su cuerpo. Isis, más tarde asimilada como la vírgen María, además de tener ser esa figura materna, representa para nosotras esa eterna búsqueda para reunir de nuevo lo que fue una vez un sólo individuo. El símbolo de Isis es el Tyet, o Nudo de Isis, una forma de anudar que era la forma de conseguir retener ese cuerpo despedazado, haciendo su magia, y era utilizado tanto en amuletos como en las vestimentas de las mujeres que practicaban su culto, que se considera mistérico. Una escultura de una de estas mujeres se puede ver en el Museo del Prado. (Prado, 100d. C.).

25. “La magia es la propaganda de lo que no se ve. [...] El conocimiento de un secreto constituye una fuerza, y ella misma es celosamente mantenida en secreto. De esta manera, el secreto supone un cierto estatus de poder y control”. Según Marzo, dentro de ese universo es invulnerable (Marzo, 1998, p. 19).