LUCÍA RISUEÑO

Same  same but different

LOGOACCESO2 copia.png

Same same but different 

El dispositivo visual que se presenta aborda una serie de problemáticas relacionadas con los cambios que las nuevas tecnologías han traído al campo de la imagen, a sus condiciones de producción y recepción. De esta forma, se plantean una serie de cuestiones como la originalidad, la autoría, la unicidad, la multiplicidad o la copia, y la vigencia de estos conceptos hoy en día. Remitiéndonos a los escritos de José Luis Brea, hemos asistido a lo largo de la historia, a las tres eras de la imagen: la imagen materia (pictórica), la imagen-movimiento (cine) y, por último, la e-imagen (electrónica), característica del momento actual. 

Desde la época romántica, la originalidad ha sido un concepto asociado de forma inseparable al de obra de arte. El acto creador del artista era algo inimitable, y el resultado único e irrepetible. Hablamos aquí de un valor simbólico asociado a su valor de culto. Sin embargo, con la llegada de los medios de reproducción, estas cuestiones ligadas al objeto, si no dejaron de tener sentido, al menos lo transformaron, y deben hacernos replantear nuestra mirada sobre ellos. Desde la aparición de las reproducciones fotográficas, la Historia del Arte se ha dedicado más al análisis visual de imágenes que al estudio de objetos presentes, determinando en gran medida nuestra relación con el arte. Con su reproducción, la obra dejó de estar envuelta por esa unicidad que la caracterizaba en el pasado, y el objeto artístico se descontextualizó, separándolo de la tradición en la que, hasta entonces, se inscribía. Su aura, de la que habla Benjamin, se vio dañada, ganando en cambio potencial progresista en su intento de acabar con la idea del genio artístico y romper así las barreras entre productores y espectadores. En la teoría de Benjamin, a pesar de haber sido escrita a principios del siglo pasado, podemos encontrar puntos válidos para explicar el contexto actual de la reproducción de la obra de arte. Sin embargo, es cierto que Benjamin inscribía sus ideas en una sociedad industrial, y tenemos que tener en cuenta que en la era Post-Internet en la que nos encontramos ya no hablamos de productores y espectadores, sino de prosumidores y usuarios, y de que las características que envuelven la producción de imágenes son ya muy diferentes.

La revolución digital en la que nos encontramos inmersos ha producido cambios importantes en dichas técnicas. Ya no estamos hablando de los primeros medios, aún analógicos, donde las imágenes tenían un soporte estable (enciclopedias, catálogos, etc.), sino que las imágenes digitales se caracterizan por su ubicuidad, presentándose en nuestros dispositivos de manera masiva e inmediata —el escenario de las 1000 pantallas, en palabras de Brea—, y desapareciendo con la misma facilidad. La desmaterialización de los medios de producción genera una homogeneización en el acceso a la información y, en cierta manera, ha convertido el arte en un objeto de consumo. Este flujo inabarcable de contenido visual provoca una sobresaturación de imágenes (la promiscuidad de la imagen, según Susan Buck-Morss), una hiperreproductibilidad que hace que asistamos al fin de la obra como singularidad y del receptor como individuo. Antes, el encuentro entre el espectador y la obra se producía en un espacio y tiempo concretos; ahora ya no hablamos de obra y espectador, sino de imagen y receptor. Hemos asistido, por tanto, a un cambio epistémico cuyas consecuencias van más allá de la técnica y los modos de recepción: se han modificado hábitos, formas de pensamiento y de percepción, y la imagen es algo diferente, nos habla desde otra posición y nos dice cosas distintas. El tiempo pasado se convierte en algo asequible como producto de masas, y la imagen se democratiza. Guthrie Lonergan define este momento cultural como “aquel en el que la fotografía del objeto artístico está más difundida y ha sido vista más veces que el propio objeto en sí”. Uno de los artistas contemporáneos cuyo trabajo versa sobre estas cuestiones es Oliver Laric. Laric explora la naturaleza de las imágenes y los objetos en el mundo digital. Sus trabajos plantean un conflicto entre los actuales modos de producción y la tradicional jerarquía de las imágenes, el aura de la obra original, proponiendo así una nueva dirección en la producción de imágenes, utilizando el remix, la repetición y la copia entre otras estrategias para apropiarse de los originales en la era de la producción digital, poniendo en cuestión los conceptos que hasta ahora habían sido centrales en el arte tradicional, como el de autoría. Laric defiende que toda producción es una reproducción y que la reproducción técnica de una obra no acaba con el aura de ésta, sino que paradójicamente, la aumenta.

Para ejemplificar estas cuestiones, se ha creado un dispositivo visual en el que se compara la Venus de Cnido en dos formas de reproducción: la enciclopedia Summa Artis y el buscador de Google Imágenes. El estatismo de la primera imagen en contraposición con el caudal de imágenes que encontramos en la web, nos hace reflexionar acerca del medio a través del cual accedemos a la obra en su reproducción, y las implicaciones que este medio tiene sobre nuestra forma de acercarnos a ella. Hoy en día, cuando queremos acceder a una obra en su imagen, nos remitimos al buscador de Google como el recurso más rápido y sencillo, en sustitución de otros métodos de búsqueda más tradicionales como puedan ser la enciclopedia, y cuyos contenidos podemos presuponer más fiables que los que encontramos en la red. Tenemos que ser conscientes de que en este proceso, muchas de las características de la obra que creemos implícitas en la imagen, se pierden. ¿Cuál de todos los resultados es el más cercano al original? Ya no sabemos (o quizá no nos interesa) la respuesta. La web provoca que ninguna imagen este por encima de las demás, todas forman un mapa colectivo creado por la multiplicidad de usuarios. 

Mientras que en la enciclopedia encontramos un texto acompañado de dos únicas imágenes, cuando introducimos los términos de búsqueda en Google, vemos que los resultados son muy heterogéneos y que a medida que vamos avanzando cada vez tienen menos relación con la obra en cuestión. Partiendo de un solo objeto real, físico, se llega a múltiples variaciones. 

La elección de la obra, la Venus de Cnido, propone una reiteración en ese juego entre copia/original/variación que envuelve toda la propuesta. Este icono del arte griego, obra de Praxíteles datada en torno al 330 a. C., se perdió en el siglo V de nuestra era. Su fama hizo que se realizaran infinidad de copias y versiones de la misma. Durante el Imperio Romano se llevó a cabo una auténtica industria de reproducción de las esculturas griegas (cuando el comercio de los originales se agotó), la mayor empresa de imitación de toda la historia del arte de Occidente. Además, estas imitaciones no eran exactas, pues muchas veces los artistas que las llevaban a cabo añadían sus propias licencias, o modificaban ciertos detalles en función de las características del material, del destino de la copia o de la voluntad del comprador. Estos artífices llegaban incluso a firmarlas. Como vemos, se trata de copias originales.

El concepto de tradición clásica que nos ha llegado es, en realidad, una construcción de los teóricos del Neoclasicismo. Encabezados por Winckelmann, los teóricos ilustrados establecieron como modelo a seguir en el arte la belleza sublime de las esculturas clásicas griegas. Hay que tener en cuenta que por entonces ya se sabía que los modelos con los que se contaba para estudiar el arte griego eran, en realidad, copias de época romana o posterior. 

Desde finales del siglo XVIII se conocían las diferencias de aspecto entre los bronces originales y los blancos mármoles romanos. Y muchos teóricos, entre ellos Winckelmann, llegaron a ensalzar la imitación frente al original. Por lo tanto, vemos que toda la construcción del canon estético del clasicismo que sostiene el resto de corrientes del arte occidental, se sustenta sobre un sistema en el que original y copia se sitúan en un mismo nivel, incluso llegando ésta última a superarlo. Una versión de la Googleización de la era Post Internet ya en el Siglo de las Luces. Y, así, nuestra concepción del clasicismo griego que nace de toda la teoría jerárquica de la Historia del Arte como disciplina, puede ser susceptible de un enfoque diferente.

Este video se acompaña de un audio que reproduce el texto de Wikipedia sobre la Venus de Cnido, concretamente el fragmento que habla sobre las copias realizadas a partir de ésta.

Todo ello pretende hacer reflexionar al espectador sobre la disolución de las categorías visuales en un mundo caracterizado por el constante flujo de información, y la importancia de la interfaz a través de la cual accedemos a ella.

1. BREA, J.L. (2010) Las Tres Eras de la Imagen. Madrid: Akal/ Estudios Visuales

2. BENJAMIN, W. (1936) La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. México, D.F.: Ed. Itaca, (ed. 2003).

3. El término Post Internet Art fue acuñado por primera vez por Marisa Olson, Gene McHugh, y Artie Vierkant, cobrando fuerza a principios de los 2000. Éste término hace referencia a las prácticas artísticas surgidas tras la expansión de Internet y los nuevos medios, analizando sus efectos sobre la cultura y la estética. Es sucesor de las primeras prácticas de Net Art que surgieron en los 90, diferenciándose de éstas en que ya no se trata tanto de los efectos de Internet sobre la naturaleza del objeto artístico (pues no tiene por qué servirse de las nuevas tecnologías para producir la obra) sino sobre sus modos de recepción y su presencia social. Vierkant define el Post Internet como el resultado del momento contemporáneo caracterizado por la autoría ubicua, el desarrollo de la atención como moneda de cambio, el colapso del espacio físico en la cultura de redes y la infinita reproductibilidad y mutabilidad de los materiales digitales.

4. BUCK-MORSS, S. (2004) “Estudios visuales e imaginación global”. Antípoda: Revista de Antropología y Arqueología, ISSN-e 1900-5407, Nº. 9, (ed. 2009). p.35.

5. Vid. LONERGAN, G., cfr. VIERKANT, A. (2010) The Image Object Post-Internet [Artículo en línea] [Fecha de consulta: 27/01/19]: http://jstchillin.org/artie/pdf/The_Image_Object_Post-Internet_us.pdf

6. Una de sus obras que exploran este campo es Versions (2009-2012): https://vimeo.com/tag:oliver+laric

7. Es en esta época cuando podemos considerar el nacimiento de la Historia del Arte y la Arqueología como disciplinas modernas.

8. Término acuñado por: FERNANDEZ POLANCO, A. (2009) Pensar con imágenes: Historia y memoria en la época de la Googleización. [Artículo en línea] [Fecha de consulta: 18/12/18]

http://www.academia.edu/2101007/_Pensar_con_im%C3%A1genes_historia_y_memoria_en_la_%C3%A9poca_de_la_googleizaci%C3%B3n_

La autora utiliza este término para denominar el proceso de transformación profunda, estética y epistémica que nos ha conducido a un mundo-imagen globalizado caracterizado por la circulación de formas inmateriales.

BIBLIOGRAFÍA

BENJAMIN, W. (1936) La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. México, D.F.: Ed. Itaca, (ed. 2003). 

BREA, J.L. (2010) Las Tres Eras de la Imagen. Madrid: Akal/ Estudios Visuales. 

BUCK-MORSS, S. (1989) Dialéctica de la mirada. Walter Benjamin y el proyecto de los Pasajes. Madrid: La Balsa de la Medusa, (ed. 2001).

Artículos

BREA, J. L. (2007). “Cambio de régimen escópico. Del inconsciente óptico a la e-imagen.” Estudios visuales: Ensayo, teoría y crítica de la cultura visual y el arte contemporáneo, ISSN 1698-7470, Nº. 4. pp. 145- 163.

BUCK-MORSS, S. (2004) “Estudios visuales e imaginación global” Antípoda: Revista de Antropología y Arqueología, ISSN-e 1900-5407, Nº. 9, (ed. 2009). pp. 19-46.

Web

Artículos web

FERNANDEZ POLANCO, A. (2009) Pensar con imágenes: Historia y memoria en la época de la Googleización. [Fecha de consulta: 18/12/18]: http://www.academia.edu/2101007/_Pensar_con_im%C3%A1genes_historia_y_memoria_en_la_%C3%A9poca_de_la_googleizaci%C3%B3n_

VIERKANT, A. (2010) The Image Object Post-Internet [Artículo] [Fecha de consulta: 27/01/19]: http://jstchillin.org/artie/pdf/The_Image_Object_Post-Internet_us.pdf

Enlaces web

Web oficial del artista Oliver Laric [Fecha de consulta: 12/11/18]: http://oliverlaric.com/

Vídeos web

Vídeos de Oliver Laric en Vimeo: https://vimeo.com/tag:oliver+laric

BIO

RESUMEN/ABSTRACT

DEPÓSITO LEGAL: M42787-2016

ISSN: 2530-447X (edición impresa)

ISSN: 2530-4488  (edición digital)