<EARTH> ACCEDER AL CÓDIGO FUENTE </EARTH>

 

_Fred Adam

      Desde el año 2011, Fred Adam, artista y director creativo de proyectos multimedia de tecnología móvil y narrativa espacial, colabora con el científico y Doctor en filosofía Rich Blundell (USA, 1965), creador del proyecto de concienciación ecológica colaborativa llamado Oika[1]. Esta colaboración de marcado carácter multidisciplinar –entre arte, ciencia, Big History, tecnología y ecologismo– pretende provocar un cambio en la forma de hacer y pensar la práctica artística en torno a la naturaleza; poniendo especial énfasis en la integración de las nuevas tecnologías (RV, RA, CGeomap,..) y sus potencialidades para desarrollar la concienciación ecológica.

      Desde ese posicionamiento, Fred Adam desarrolla un proyecto llamado Earth Stories [2], basado en experiencias narrativas colectivas fundadas en la interacción profunda del ser humano con la Tierra y su mediación tecnológica. A través de la geolocalización de las experiencias vividas en la naturaleza de la comunidad participante, y solo cuando han sido subidas a la red a través de una sencilla app interactiva para móvil en formato de vídeos, fotos, textos...; se genera un profundo conocimiento compartido y experiencial del entorno físico, paradójicamente a través del acceso y conexión al entorno digital. Como herramienta esencial dentro de este proceso híbrido de inmersión e interacción con el entorno y las tecnologías; el artista propone una sencilla hamaca portátil. Esta funciona para el participante como una nave, una crisálida, un nido que permite pasar tiempo indefinido en suspenso, entre dos árboles, en modo de “observación atenta”. La hamaca es también una herramienta para la creación de redes y comunidades de usuarios, integrados de un modo interrelacionado con otro proyecto y app móvil llamado Hammock Sync, también creado por el artista. Consiste en acordar entre los usuarios –un día y hora– para realizar una acción colectiva sincronizada digitalmente, aunque cada uno de los participantes de la comunidad se encuentre en un lugar diferente. Los usuarios tras publicar en la app su narración, su Earth Story, desde cualquier lugar y gracias a la sincronización digital de sus móviles, experimentan un tiempo y un espacio (físico-virtual) compartido provocado por la inmersión y la interacción con el entorno natural. 

      Earth Stories se fundamenta, por tanto, como un proyecto dentro de las prácticas artísticas locativas y participativas, explorando el terreno dialógico entre la tecnosfera, la geosfera, la biosfera, la hidrosfera y la atmósfera. Por ello, y como parte esencial del proceso de la propuesta, el proyecto se desarrolla en torno a la geolocalización de la experiencia en la cartografía digital, donde se ubican los contenidos audiovisuales fruto de la información afectiva y experiencial en el mundo físico y en el virtual. Desde el punto de vista técnico, esteproceso se lleva a cabo a través de CGeomap [3],  una herramienta de geolocalización de contenidos audiovisuales que se creó expresamente para el proyecto, un desarrollo colaborativo open source fruto de la colaboración entre el colectivo Escoitar [4] y el Lab GPS Museum[5].


      Esta aportación a la revista ¬Accesos, en formato de web interactiva, con título <earth> acceder al código fuente </earth>, se propone como una cascada de códigos y narrativas, ordenada como si de una guía se tratara –un recorrido con instrucciones de uso: del paso 1 al paso 5– para la iniciación en la práctica de la Cosmosis: entendida esta como una conexión cognitiva y sensorial con el planeta Tierra y el Universo. Un todo interconectado a través del conocimiento científico, la mediación tecnológica y nuestra experiencia sensorial. La metáfora “acceder al código fuente”, utilizada como título de esta guía de iniciación a través de los contenidos digitales de Earth Stories, es clave para poder entender, profundizar, actualizar y conservar el papel que posee la información y el conocimiento encriptado en una gran variedad de lenguajes informáticos respecto a nuestro conocimiento sensible del mundo. Pero, al mismo tiempo, para poder entender la multitud de códigos fuente del mundo físico que nos rodean y frente a los que no poseemos dispositivos de mediación y traducción. A estos se quiere llegar también, a los códigos de infinitas especies no-humanas, átomos, montañas o incluso a nuestros propios códigos genéticos.

 

      Este código fuente de la naturaleza, del cosmos, está a nuestro alcance, solo debe de seguir estas sencillas instrucciones:

       Paso 1: Acceder al lugar de conexión al código fuente. Debe de ser comprendido y preservado porque somos ese código. El código fuente digital no puede existir sin el código fuente analógico, el código fuente de la naturaleza al que accedemos a través de la experiencia sensorial.

      Paso 2: Leer el código con todos los sentidos abiertos. Paralelo a los bits de información que procesan los dispositivos digitales que tienes a tu alcance, también discurre el agua hasta llegar a la gran cascada. El barullo del agua se presenta quizás como el ruido informacional de los mass media. Desde la apertura sensorial, en esa mezcla polifónica y aparentemente desordenada, reconoceremos patrones, formas comunes que se repiten y que conectan cosmos y microcosmos; resonamos con ellas, porque nosotros también contenemos esos patrones.

      Paso 3: Descifrar un mensaje secreto. Nos conectan con el cosmos y nos permiten reconocer lo que significa Cosmosis.

      Paso 4: Ser el código fuente para siempre. Pensar que hace falta que los humanos emprendamos el camino hacia la “fuente”, para encontrar este punto de equilibrio y armonía entre el código digital y los infinitos códigos de la naturaleza, entre lo humano y lo no-humano. Ese código fuente está a pocos metros de tu casa, en el disco duro de tu ordenador, en una playa, un bosque, un parque e incluso en la maceta de tu balcón. Surge la necesidad personal de actuar a nivel local[6] y transmitir formas alternativas de usar la tecnología para potenciar el conocimiento del entorno natural y nuestra participación en él. El arte es una vía para experimentar y cuestionar con profundidad al nivel local y global las herramientas digitales de captación de la realidad, explorando nuevos modos de usar la tecnología para estar conectados en el sentido más profundo de la palabra, conectados con el planeta

      Paso 5: Haz que el código siempre sea Open Source.

1 El proyecto Oika lleva a cabo estrategias para contar la historia del cosmos de una manera que enfatiza la unidad, la continuidad y la reciprocidad. Se trata de un proyecto que cultiva una epifanía ecológica a través de la Cosmosis. Usando la experiencia vivida de una narración científicamente precisa del cosmos, el método pretende restaurar un sentimiento de pertenencia a la naturaleza que puede desplazar el descontento que genera tanto miedo, conflicto, consumo excesivo y sufrimiento la crisis ecosistémica en la actualidad. De este modo, se replantea la relación humano-naturaleza como una fuente co-creativa de alegría, propósito y prosperidad. Para más información véase: https://oika.com/

2 Las narrativas Earth Stories están accesibles on-line a través de un mapa interactivo y una Webapp: https://Cosmosis.cgeomap.eu/default

3 CGeomap es un mapa colaborativo de narrativa espacial, un editor de Webapps y apps locativas para la creación de rutas audiovisuales geolocal- izadas. Está pensado para la creación de contenidos didácticos, culturales y creativos. Véase: cgeomap.eu

4 Véase: http://www.escoitar.org/
5 Véase: http://www.lab.gpsmuseum.eu/

6 El artista ha iniciado el proyecto Oika Kids dirigido a un público de jóvenes y adolescentes. Un proyecto pedagógico mediado a través de la práctica creativa audiovisual y la exploración de la naturaleza. Este proyecto responde a la urgencia de plantear un uso positivo de la tecnología a una generación que tendrá que afrontar grandes retos medioambientales. Véase: (http://oikakids.gpsmuseum.eu)

RESUMEN/ABSTRACT

<EARTH> ACCEDER AL CÓDIGO FUENTE </EARTH>

Es tiempo de aprender a leer el código fuente del planeta Tierra </earth>. Descifrar ese código revela secretos con un poder transformativo tal, que supera toda clase de categorización de la realidad. Te invito a emprender tu camino personal hacia el código fuente. Aquí, algunos apuntes de mi cuaderno de Cosmosis Hammocking, descifrando ese código que me lleva, poco a poco, desde el estruendo de la gran cascada hacia la deseada frescura y paz del manantial.

stacks-image-cb722ea-1200x1200.jpg

Paso 1: acceder al lugar de conexión al código fuente

38.269668, -0.803266

No hace falta subir una montaña o adentrarse en un bosque tropical para acceder al código fuente. El código está por todas partes, es el que nos mantiene con los pies en el suelo, nos llena los pulmones y hace latir nuestro corazón. Una infinidad de viej@s amig@s, como este algarrobo centenario, ofrecen puertos abiertos para acceder al código fuente.

stacks-image-b7421e1.jpg

Paso 2: leer el código con todos los sentidos abiertos

38.1231465, -0.6472845

Hace falta bañarse de forma prolongada en el código fuente con todos los sentidos abiertos y también con la tecnología. Volver una y otra vez al mismo lugar y habitarlo en todas sus dimensiones, en todos sus tiempos solares y lunares, así entendemos el código, se nos revela.

stars.jpg

Paso 3: descifrar un mensaje secreto

38.069543, -0.7648667

Es sorprendente descubrir que cada lugar interpreta el código como una sinfonía efímera y única a cada instante, y que aún así, hay tonalidades que se repiten. Son patrones a múltiples escalas, llaves para abrir mensajes secretos que resuenan con nuestra historia íntima, nos conectan con el cosmos y el microcosmos.

fractal-stone.jpg

Paso 4: ser el código fuente para siempre

El código fuente tiene una sintaxis fractal que se repite en una nube interestelar; en los remolinos de una taza de té, en las rocas, en el dibujo de las hilanderas guaraní de Paraguay... El código fuente estructura por igual toda la materia y la creatividad del Universo. La aparente fragmentación del código en paquetes de datos aislados unos de otros, es una ilusión.

hammockers.jpg

Paso 5: haz que el código sea siempre open source

Es muy probable que sepas todo esto, que lo has sentido, andando con los pies descalzos en el río en verano o presenciando el amanecer o la puesta de sol en la playa. El código fuente está siempre disponible, es open source, una fuente siempre abierta. Una ventana abierta tan grande como el universo en sí, en ella cabemos tod@s.

BIO

Fred Adam 

Es artista y director creativo de proyectos multimedia orientados a tecnología móvil y narrativa espacial en colaboración con científicos, artistas e instituciones culturales. Da cursos de formación en audiovisual y multimedia al nivel universitario. Es fundador del laboratorio y la base de datos de GPS Museum sobre creatividad y Locative Media. Es co-creador de la herramienta tecnológica de creación de contenidos locativos CGeomap. Es también artista cofundador del colectivo artístico Transnational Temps, en el que confluyen la ecología, el arte electrónico y el activismo cultural.

Obtuvo el Master 2 de Arte y Creación Digital en la Universidad Francesa de Valenciennes UVHC en 2013. Es licenciado de la facultad de Bellas Artes de Cuenca UCLM en 1999. Obtiene el Diploma Superior de Artes Plásticas

(DNAP) en la escuela de Bellas Artes École des Beaux Arts de Quimper en Francia. Ha colaborado en varios proyectos Universitarios I+D sobre arte y tecnología y con varios laboratorios de creación multimedia y centros de arte como el MediaLab Madrid y la LABoral Centro de Arte y Creación Industrial de Gijón.

Destacar de los principales premios internacionales y becas en el campo artístico del arte electrónico: El primer premio CD.rom INA Imagina 96 en Milán, la beca Fondation de France en 1996, y el tercer premio internacio- nal de la Fundación Telefónica Vida 4.0 en 2001. Seleccionado en Genera- ciones 2004 por la Fundación Caja Madrid. Primer premio categoría Deep Time Meditation del concurso 2018 Deep Time Video Awards.

DEPÓSITO LEGAL: M42787-2016

ISSN: 2530-447X (edición impresa)

ISSN: 2530-4488  (edición digital)